El envejecimiento activo y los retos locales y regionales

Municipio-Alfambra-Serrania-Celtiberica-Senado_EDIIMA20141112_0738_13Europa es un continente envejecido, y va a serlo aún más: de aquí a 2060, se prevé que el número de personas jóvenes se reducirá un 9%, y el número personas mayores de 65% aumentará un 79%. Por tanto, la respuesta a esta tendencia debería convertirse en uno de los factores claves de las políticas europeas a todas las escalas (UE, nacionales, regionales, locales).  El informe del Comité de las Regiones “Envejecimiento activo: soluciones locales y regionales” aporta un análisis centrado en dos aspectos; por un lado, los retos del envejecimiento desde cinco ángulos: empleo, servicios sociales, movilidad y transporte, alojamiento y vivienda, e inclusión y participación social. Por otro, la elaboración de una tipología de regiones que tiene en cuenta su grado de innovación económica y social, la tasa de dependencia de su población mayor, su tasa de crecimiento, y su carácter más o menos rural o urbano.

En el ámbito del empleo, por una parte se repite el mantra de las dificultades del vigente sistema de pensiones para “sostener” sobre cada vez menos contribuyentes “jóvenes” el gasto que representan un número creciente de pensionistas que, además, viven más años.  Evidentemente, el análisis obvia el hecho de que las cotizaciones de los trabajadores actuales son su pensión del futuro (sin deber nada a los que vengan detrás), y evita entrar en el papel muy positivo que la inmigración tendría para el reequilibrio, tanto de la pirámide de población como del sistema de trabajo y pensiones.  Por eso, se entra más en aspectos relacionados con el mantenimiento de los trabajadores en edad avanzada: el cambio tecnológico galopante y la dificultad de adaptación al mismo, por parte de cohortes enteras de trabajadores de mediana y avanzada edad, así como las diferencias en el acceso a la formación continua entre los trabajadores mayores, dependiendo de su procedencia (rural o urbana), son sin duda hechos relevantes.

Los servicios sociales se enfrentan al reto de un aumento del gasto social (más personas mayores, que viven durante más tiempo) pero también una mayor diversidad y calidad de los servicios (que ya no son los meramente “asistenciales”) y a una falta de personal para la prestación de los servicios, todo lo cual pone sobre la mesa los temas de la tele-medicina, de la domótica, etc.

Igualmente, la movilidad y el transporte se enfrentan al reto de vehículos adaptados, de vías de comunicación también preparadas para personas con capacidades sensitivas y motoras más reducidas; necesidad de transporte social, etc…y todo ello con una población mayor con mayor riesgo de pobreza y menos capacidad para “pagar” estas adaptaciones o mejoras. Algo similar sucede con la vivienda, donde debe desplegarse una amplia gama de servicios, que van desde la adaptación de los hogares habituales (domótica, mobiliario, barreras arquitectónicas, climatización y confort…) hasta la dotación de soluciones específicas (viviendas tuteladas, centros de día, residencias…), y todo ello, haciéndolo accesible a un número creciente de mayores con escasos recursos económicos.

Finalmente –last but not least- el mantenimiento de las personas mayores en el entorno social es también fundamental: evitar el aislamiento o el adocenamiento, fomentar la socialización y la sensación de utilidad.  El documento no lo señala, pero tal vez nuestras zonas rurales, con nuestra gente mayor “viva” trabajando sus huertos, sus viñas y sus oliveras, arropados por un cierto entorno familiar y por la proximidad de sus vecinos, sean en muchos casos un ejemplo a seguir para zonas urbanas o para zonas rurales que parecen “reproducir” algunos de los males de la “jungla urbana”.

Por otro, la elaboración de una tipología de regiones que tiene en cuenta su grado de innovación económica y social, la tasa de dependencia de su población mayor, su tasa de crecimiento, y su carácter más o menos rural o urbano. Ello da un total de 7 tipos de regiones.

tabla regiones

Estudios de este tipo nos confirman la necesidad de un análisis sistemático de la problemática del envejecimiento a escala regional y local –vale para el Aragón rural, y para nuestra provincia de Teruel-, pero sobre todo la importancia de un enfoque que “coja el toro por los cuernos” y busque soluciones para adaptar nuestros servicios y nuestra sociedad, de manera integral como una realidad que ya existe y a la que hay que atender, empleando tal vez menos energías en las famosas “soluciones” al envejecimiento, como si los viejos fueran sólo un fondo del escenario, o un evento “pasajero”.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s