Más música conocida

AVE-Madrid-Valencia-S-112-770x509Estos días ha salido a la luz pública la noticia de que la Comisión Europea está planteando que se devuelvan 140 millones de euros de ayudas públicas, que se destinaron a la construcción de un centro de ensayos para trenes de alta velocidad en Andalucía. Dicha actuación incluía un anillo de 58 kilómetros, fue construido por la empresa pública ADIF, y estaba destinado, al parecer, a probar trenes a velocidades del orden de 500 Km/h.

Por un lado, la Comisión pregunta qué sentido tiene invertir en supuestos centros de ensayos para velocidades ferroviarias que no son viables (valga la paradoja).   Ésta es sin duda una valoración discutible, así, por ejemplo, ¿es viable la inversión multimillonaria que financia la UE, para la tecnología de fusión nuclear? ¿O es viable construir aviones movidos por petróleo y que transporten 600, 800 o 1000 pasajeros…?

Me quedo con la segunda parte del cuestionamiento de la Comisión: ese proyecto no contribuye al objetivo de promover el desarrollo sostenible de Andalucía; “solo tendría escasos efectos a corto plazo mediante la creación de empleos temporales en el sector de la construcción durante la realización de la infraestructura. El coste público habría sido desproporcionadamente alto y España no consiguió demostrar que las ventajas del proyecto compensaran los costes de construcción y las pérdidas de explotación”.

Lo curioso del caso es que esta misma argumentación puede emplearse para docenas, cuando no cientos de proyectos de infraestructuras repartidos por toda España y cofinanciados por fondos europeos. España tiene una inmensa red de autovías fundamentalmente vacía (si lo comparamos con estándares europeos), más kilómetros de alta velocidad ferroviaria que ningún país del mundo, hectáreas enteras de suelo industrial vacío…y el resultado final es, por desgracia y palabra por palabra, el que describe la Comisión.  Es una música ya demasiado conocida, y sobre cuyos acordes hemos comentado alguna vez en este blog.

En definitiva, nos hemos pasado años convirtiendo euros en hormigón, asfalto y ladrillos, sin que las diferencias regionales hayan disminuido, sin que las cifras de paro o precariedad en los territorios tradicionalmente más atrasados hayan mejorado, sin que las zonas despobladas hayan recuperado población o al menos desacelerado el proceso… Y sin embargo, por todas partes se siguen pidiendo autopistas, embalses, polígonos…

Obviamente, podemos jugar al análisis contrafactual, y preguntarnos dónde estaríamos si no se hubieran hecho estas inversiones, pero ése es un juego sin objetivo conocido (igualmente, ¿dónde estaríamos si se hubieran invertido de otra manera…?). Se trata más bien de hacer una reflexión, como sociedad, sobre el sentido de las infraestructuras y el carácter de las inversiones públicas; dicha reflexión debería preguntarse, entre otras cosas:

  • ¿Quiénes son los grandes beneficiarios de estas inversiones?
  • ¿Por qué éste es un fenómeno que se da más en dictaduras y en sociedades poco avanzadas democráticamente, y está mucho menos presente en las democracias más consolidadas? ¿Cuál es el origen -el relato- de este modelo?
  • ¿Cuáles son los problemas estructurales de la economía española, que sólo parece capaz de moverse al son de la construcción, sea ésta pública o privada?
  •  ¿Quién y cómo crea el estado de opinión respecto a este tema, que hace que la bondad intrínseca de las infraestructuras sea un discurso transversal, de derecha a izquierda, incluso cuando los datos y las evidencias desmienten permanentemente dicha bondad…?
  • De acuerdo con este modelo, ¿cuál es el futuro de España, en un escenario de recortes generalizados y de reducción de los fondos estructurales europeos, orientados hacia otros territorios y otras prioridades?

Cuestiones abiertas, de fondo, estructurales (nunca mejor dicho) y que siempre evitamos responder, e incluso plantearnos. Pero probablemente, va a tocar hacerlo; y si no abrimos nosotros el melón, otros lo harán por nosotros: seguramente este aviso de la Comisión no a ser el último…

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s